FURBO

La estupefacción adormece mi sentido. Estoy hundido hasta los corvejones en el ridículo marasmo al que me condena mi estúpida impotencia. La estúpida impotencia del que ya es anciano y que nada puede hacer para enmendar lo que es injusto. Vano esfuerzo el de rehuir el verme en los espejos. Acoquinado ante la arruga exploro […]

INSENSATEZ

Los días pasan sin resuello agitándose en el vertiginoso tranco que le impone la ansiedad devenida en desesperanzado jinete. El otoñal paso de las horas da más tiempo para ensimismarnos en el espanto. En el estupor que conmueve y adormece subyace la mezcla de sensaciones que nos va llevando de la mano hacia el abismo […]

Psicopatías

Aridez, tedio, hastío. Sensaciones recurrentes del ocaso biológico. Asirlas, sacudirlas e interrogarlas hasta que le confieran a la muerte la jerarquía de la dignidad es el privilegio de aquellos que eligen vivir la muerte antes que morir la vida. La mayoría de los imbéciles que miran con horror su propia muerte acuden en tropel acoquinado […]

CREPUSCULARES

Siempre me pregunto si sigo enamorado de aquello que recuerdo o si es, apenas, que estoy hundido en el cieno de lo huero y de lo vacuo. A veces, va y viene entre las heces de la memoria el hollar la empedrada cintura del verde lago con su esperpéntico castillo y un Narciso prisionero de […]

DESENCANTO

I Huele la brisa a lluvia y el hueso se queja con hedor a viejo y a cajón hecho al golpe de la gubia. La Parca, esa vieja rubia, desdentada y generosa, ríe infame y bondadosa a la espera, ella sola, de izarme a la barcarola que me lleve sobre la ola, de la mano […]

VOLUTAS

Miro las nubes. Va llover. Mis huesos anuncian inclementes la perversa senectud. El aire como agua, no llena, no colma, grueso, sucio, con olor a hollín va y viene pausado, caliente. Estoy como escondido en el piso que da a la avenida. Refugio de pasiones muchas veces ateridas en el tiempo, mis plantas y yo […]

HIPOCRESÍA

La inexorabilidad del absurdo se ha apoltronado en la comodidad de la costumbre. Ya tiene brillo propio entre las cuentas de los variados rosarios de la política la selectiva expoliación de los que han sido eximidos y apartados del sistema. El actual gobierno no hace más que continuar con aquella costumbre a caballo de los […]